La energía de la posibilidad
Los retos cotidianos y personales son, desde mi punto de vista, manifestaciones en pequeño formato de batallas más globales. Me gusta proyectar la imagen mental de un canal general de acontecimientos que pueda verse alterado por el lanzamiento individual de una pequeña solución. Es lo que llamo recursos con capacidad reactiva exponencial. Me recuerdan un poco a aquellos suavizantes de nueva generación que aplicando sólo una pequeña cantidad de producto, liberan su efecto durante seis semanas.
En el ejercicio correctivo de lo que demanda “la vida diaria”, el desempeño profesional como gestor cultural y educativo, los proyectos como artista, el espacio de mis relaciones personales y afectivas y en aquellas manifestaciones sociales más o menos amplias en las que participo, me encuentro esencialmente ante dos desafíos permanentes. Uno es el deseo de extirpar aquellos pensamientos-tumor colectivos o personales que además de aburridos, ralentizan y entorpecen el funcionamiento general, la cristalización de proyectos, una buena conversación o simplemente, la óptima resolución de un conflicto personal. El siguiente reto, quizás derivado del primero, es nutrir de forma inteligente la sensación de que las cosas son posibles. La posibilidad consciente es una reserva natural de energía totalmente renovable y personal. Una excelente apuesta en un momento en que todo parece pasar por las circunstancias, contextos, políticas y errores del pasado.

José Antonio Delgado
Gestor cultural y educativo / Artista performer